La actividad física conlleva la mejora de nuestra salud física y mental. Lo que buscamos es un equilibrio y por ello hemos de encontrar un balance entre la actividad física que realizamos, la alimentación y sobretodo una hidratación adecuada, factor que muchos nos olvidamos de comprometernos con.

Es importante ingerir agua antes, durante y después de la actividad física, ya que perdemos una cantidad de agua a través de nuestro sudor y si no recomponemos el líquido gastado sufrimos efectos secundarios. Hay que tener en cuenta que perdemos entre 0,5L a 2L de agua dependiendo de la actividad física que realicemos, las horas que practiquemos, la intensidad, la temperatura, la edad que tengamos, las condiciones físicas que poseemos, etc. Por todo ello, la cantidad de ingesta de agua para recomponernos sería distinta para cada individuo.

La falta de conocimiento sobre la importancia de estar hidratados o el simple hecho de no beber agua si uno no tiene sed crea unos hábitos no favorables para nuestra salud. A continuación mencionamos algunos de los beneficios que produce la hidratación correcta y que debemos tener presente a diario, para así modificar nuestros hábitos y sentir una mejoría en nuestra salud.

  1. Regulación de la temperatura corporal. Al estar adecuadamente hidratados no sufrimos de altibajos en nuestra temperatura, por lo que prevenimos estar enfermos.
  2. Activa las enzimas para distribuir la energía necesitada por el cuerpo.
  3. Facilita el transporte de vitaminas y nutrientes por nuestro organismo.
  4. Ayuda en la eliminación de toxinas del organismo.
  5. Mejora el rendimiento y concentración….

Para obtener un buen rendimiento en la actividad física, el Instituto de Investigación Agua y Salud recomienda ingerir 500 ml de agua antes de realizar la actividad, 100-200ml cada 15-20 minutos durante la actividad y sobretodo recuperar al menos el 150% del peso perdido después de realizar algún deporte o actividad física.

 

Actividades como el running y el swimrun requieren de un esfuerzo físico y mental de alto rendimiento y los deportistas dedican horas de entrenamiento para encontrarse en unas condiciones físicas y mentales adecuadas para realizar dichas actividades. No sería posible llevarlos a cabo sin una adecuada dieta e hidratación, por ello es crucial tener presente en cada momento la importancia de mantener un equilibrio hídrico constante.